Boletines

Se fortalece la venta de bebidas saborizadas en primer semestre 2019 con un crecimiento del 0.98%

  • A cinco años y medio de la implementación del IEPS a bebidas, el aumento de precios a los refrescos a causa del IEPS fue casi el doble que la inflación total del país.
  • Los sectores más pobres del país son quienes han pagado la mayor parte del IEPS de las bebidas saborizadas.

Ciudad de México a 10 de octubre de 2019.- La Industria Mexicana de Bebidas (ANPRAC), da a conocer el valor de ventas de bebidas en el país y la recaudación por concepto de IEPS a bebidas saborizadas de enero de 2014 a junio 2019.

Las ventas de bebidas saborizadas de acuerdo con datos publicados por la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), crecieron en el primer semestre 2019 6.25% 0.98%, consistente a la tendencia histórica que han tenido en los últimos 6 años (crecimientos de 1.45% anual) lo que equivale a una tasa compuesta promedio anual 1.1% anual, cifra similar a la de su crecimiento histórico.

En cinco años y medio desde el año de su vigencia el impuesto a las bebidas saborizadas los consumidores han pagado $125,198 millones de pesos por concepto de IEPS, lo que se suma a los $20,031 millones pesos por concepto del IVA que se cobra sobre el IEPS lo que significó una carga fiscal adicional directa a los consumidores por $145,230 millones de pesos. Esto representa un 30% de carga fiscal en su bebida favorita, incluyendo IVA e IEPS.

A cinco años y medio de la implementación del IEPS a bebidas, el aumento de precios a los refrescos a causa del IEPS fue casi el doble que la inflación total del país, sin que su consumo disminuyera y solo se ha reducido el consumo de bebidas saborizadas en menos de 1 mililitro diariopor persona (0,5 ml).

Según datos Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y de CONEVAL, la población de ingresos bajos ha pagado el 57% de lo recaudado por el IEPS a bebidas saborizadas. Los efectos regresivos del IEPS a refrescos se siguen reflejando en los sectores más pobres del país, ya que son quienes han pagado y sostenido la mayor parte de esta medida impositiva.